¿Sabrías cómo utilizar un desfibrilador en un espacio público?

desfibrilador centros educativos

Según las estadísticas, en nuestro país se produce una muerte súbita cada 20 minutos. 1 de cada 5 personas pueden seguir con su vida normal si se les realiza una reanimación básica.

El simple hecho de tener a mano un desfibrilador puede salvar la vida de cientos de personas cada año, motivo por el que cada vez es más común encontrarlos en todo tipo de espacios públicos, siendo uno de los más usados los desfibriladores en centros educativos.


¿Por qué es importante aprender a utilizar un desfibrilador?

Utilizar un desfibrilador no debe ser algo estricto del personal de salud, sino que hay que ayudar a extenderlo a todos los usuarios y ponerlo en el conocimiento de empresas, colegios y todo tipo de centros, ya que nunca sabes dónde va a ocurrir una parada cardíaca.


¿Por qué se producen estas arritmias?

Una de las causas más comunes que se encuentra en el origen de una arritmia la podemos identificar en que una arteria coronaria del corazón se obstruye, causando un infarto. De este modo, las zonas del músculo cardíaco dejan de recibir los nutrientes y el oxígeno necesario para trabajar correctamente. También puede darse el caso de que existan niveles muy elevados de potasio o algún tipo de anomalía genética.

La solución más rápida es la fibrilación ventricular aplicando una descarga eléctrica controlada. De este modo, se realiza un efecto de limpieza en el corazón, haciendo que se reinicie desde cero y consiguiendo que vuelva a funcionar de forma normal.


¿Cómo se utiliza un desfibrilador?

Es necesario seguir correctamente los siguientes pasos:

1. Confirmar que se trata de una parada cardíaca

Para comprobar si de verdad la emergencia que estás viviendo se trata de una parada cardíaca, debemos cerciorarnos de si la víctima responde y respira de forma normal. Para ello, inclínate hacia la persona y pregúntale si está bien, escucha su respiración y verifica su boca para comprobar si se ha atragantado con algo.

2. Llamar a emergencias

Si no responde y su respiración no es normal, dile a la primera persona que veas que llame al número de emergencias y haz que alguien busque un desfibrilador.

3. RCP

La reanimación cardiopulmonar (RCP) es indispensable para salvarle la vida a la víctima, conseguirás que la sangre siga circulando y aumentarás el éxito del DEA (desfibrilador externo automático).

4. Utilizar el DEA

Asegúrate de que el tórax de la víctima no esté mojado antes de colocar el DEA. No pierdas el tiempo removiendo piercings de esta zona, dedícate a colocar los electrodos en cuanto lo tengas en tus manos.

5. Encender el DEA

La mayoría de los desfibriladores tienen un pequeño manual para actuar en caso de emergencia, ahí se te indicará dónde tienes que colocar los electrodos para salvar la vida de la víctima.

6. Rasurar el pecho

Al igual que el manual, también contienen una rasuradora. Los vellos del pecho causan interferencias con los parches, siendo importante que la zona no cuente con ellos. El siguiente paso es tener cuidado por si el usuario tiene un marcapasos, si es así, coloca los electrodos al menos a 10 centímetros del mismo.

7. Colocar parches

Siguiendo las instrucciones sabrás dónde colocar los parches. Uno de ellos se hará en el tórax, en la parte derecha del esternón, justo debajo de la clavícula. El segundo deberás situarlo en la línea axilar media izquierda.

8. Análisis

Si has colocado correctamente los parches, empezará a realizarse un análisis de diagnóstico, que tarda alrededor de 10 segundos. Pasado este tiempo, el propio DEA te indicará si es necesario realizar la descarga e iniciar la reanimación cardiopulmonar. Deberá pasar un periodo de tiempo de 2 minutos antes de que se realice otro análisis.

9. Descarga

Antes de presionar el botón de descarga, asegúrate de que nadie está tocando a la víctima, ya que se enviará una descarga eléctrica.


¿Qué puedes hacer si tienes miedo a equivocarte?

Ahora que ya conoces cómo actuar en el caso de encontrarte ante esta situación, lo que debes procurar es mantener la calma y no dejar de actuar por miedo a equivocarte. Ten en cuenta que la víctima está en una situación de vida o muerte y que las autoridades sanitarias es posible que no lleguen a tiempo, cualquier tipo de ayuda puede resultar beneficiosa.


El corazón y la electricidad

La corriente eléctrica que se aplica es natural, generada a través de una pila, encargada de generar impulsos eléctricos que lo distribuyen a todo el corazón mediante un sistema de cables. Cuando se realiza la descarga, llega al músculo cardíaco, consiguiendo que se contraiga, se vacíe y bombee la sangre a todo el sistema circulatorio.

Esta pila también actúa como si fuera un marcapasos natural, consiguiendo que el corazón lata de una forma más rápida o tranquila, siempre dependiendo de las necesidades de cada usuario.

Tener nociones básicas sobre la reanimación cardiopulmonar y el uso de desfibriladores puede salvar la vida de cientos de personas al año.

Desfibriladores Samaritan: Modelo 500p

Desfibrilador Samaritan 500p

El desfibrilador Samaritan 500p ha sido diseñado para poder ser utilizado de una forma rápida y casi sin esfuerzo. Se trata de un modelo compacto, ligero, que posee conexión WiFi y un software especial (LIFELINKcentral AED Program Manager), que ofrece todas las características necesarias para un uso efectivo. Entre sus principales características podemos señalar: 

  • La monitorización se realiza de forma simplificada, aumentando la eficiencia del equipo y suponiendo una gestión más sencilla y eficiente.
  • Posee conexión WiFi integrada, que garantiza un equipo actualizado y sin problemas.
  • Dispone de todo lo que necesitas para realizar una buena gestión del desfibrilador, las mejoras que incorpora este modelo lo hacen aún más fiable y mejoran su uso para personas que no tengan conocimientos previos de su uso.
  • El coste de mantenimiento es bajo.

Algunos modelos de esta gama también se pueden encontrar sin conexión WiFi. Dependerá aquí de las necesidades específicas que se tengan.

El modelo 500p ha sido diseñado de forma especial, motivo por el que dispone de “APR Advisor” y “Connected AED”, encargados de ofrecer la retroalimentación necesaria en tiempo real para ajustar la fuerza y la velocidad que deben realizarse durante la RCP (Reanimación Cardiopulmonar). 

Su conexión WiFi es perfecta para poder gestionar y actualizar su software, y asegurarse de que funcionará de forma eficaz ante cualquier situación y en cualquier momento. 


Samaritan LIFELINKcentral AED Program Manager: Mantenimiento 

Todos los programas que incluye este desfibrilador son supervisados mediante varios autotest que se realizan, consiguiendo que la puesta a punto pueda hacerse de forma rápida y automática, así como controlar el estado de los electrodos e incluso los certificados de capacitación en CPR/AED y mucho más. 


Conexión WiFi para la gestión del desfibrilador 

Gracias a la conexión WiFi es posible comunicarse con LIFELINKcentral AED Program Manager, un programa que ha sido diseñado para que este tipo de desfibriladores puedan gestionarse desde varias ubicaciones, sin la necesidad de tener que desplazarte para comprobar si están o no al día. 


Retroalimentación en tiempo real 

Es mediante indicaciones visuales y de voz que los usuarios pueden seguir fácilmente los pasos durante el proceso de reanimación, incluida la RCP, esto es considerado un proceso muy importante si quieres salvar la vida de la víctima. 

Este modelo te irá guiando en tiempo real para que sepa la fuerza y la velocidad que se debe seguir durante la reanimación cardiopulmonar, sin la necesidad de utilizar un acelerómetro. 


Desfibrilador portátil para todo tipo de usos 

El desfibrilador Samaritan 500p es portátil, compacto y ligero (1,28 kg), tiene incorporado Pad-Pak y Pediatric-Pak, así como los electrodos necesarios preconectados. El algoritmo con el que ha sido fabricado es el encargado de que el nivel de energía que se va a suministrar sea el necesario para cada situación. 

Puede ser utilizado en niños entre 1 y 8 años de edad o hasta 25 kg. Su índice de protección IP56 le ofrece una gran resistencia al agua y al polvo, aumentando su vida útil. Ha sido diseñado con una tecnología de electrodos patentada bifásica SCOPE, una energía de onda baja capaz de ajustarse por sí sola a las necesidades de la víctima. 

El Pad-Pak es un cartucho integrado en la batería y un electrodo de un solo uso que contiene fecha de caducidad, lo único que tienes que hacer es realizar un pequeño mantenimiento cada 4 años y cambiarlo en caso de ser necesario. Este tiempo significa que estarás ahorrando si lo comparas con otros desfibriladores que necesitan cambiar estas partes de forma más temprana y por separado. 


Garantía máxima 

Este tipo de desfibriladores están avalados por una garantía de 8 años


Parches electrodos 

Los electrodos son el punto de contacto principal que existe entre el desfibrilador y la víctima, motivo por el que es necesario que estén siempre en buen estado de funcionamiento, si no se puede entregar la descarga eléctrica no se podrá salvar la vida del paciente. 

Este modelo cuenta con una nueva tecnología llamada HeartSine, encargada de proporcionar la vida útil más alta sin que los costes de mantenimiento aumenten significativamente. Es la misma tecnología la encargada de que el funcionamiento se realice correctamente, el tiempo de recuperación sea bajo y no haga mucho ruido. Su tamaño es grande, aunque su impedancia es baja, puntos clave a tener en cuenta para que la desfibrilación se realice exitosamente. 

Son la baja impedancia de los electrodos y su alta estabilidad los encargados de tener una mayor estabilidad que otros modelos de desfibriladores. Contiene ICG (Información de Cardiografía), que puede ser utilizada para obtener información con todo tipo de detalles en el RCP. 

Estos electrodos han sido diseñados de forma diferente a los tradicionales, que utilizan una aleación de estaño y aluminio; han sido impresos con una gruesa capa de plata sobre sustrato. Las ventajas son que se aumenta la vida útil hasta el doble y que, cuando se añade la capa de gel de hidrocloruro, se inicia una sustancia química. 

Cuando se inicia el proceso de fabricación, a los pocos días la reacción forma una capa fina y natural de cloruro de plata, creando así un electrodo de desfibrilación perfecto para ser utilizado en el menor tiempo posible y siempre que sea necesario.