¿Cuánto puede costar crear un espacio cardioprotegido?

portada | post fyamedical

Un espacio cardioprotegido es un lugar que dispone de los servicios necesarios para que, en caso de que se produzca un paro cardíaco, se pueda atender a la víctima durante los primeros minutos, hasta que llegan los servicios de emergencias.


La importancia de tener un espacio cardioprotegido

El punto negativo cuando se produce una parada cardíaca, es que aparecen sin previo aviso, pudiendo ocurrir en cualquier momento de la vida. Al año, en nuestro país, se registran una media de 30.000 paros cardíacos, ofreciendo víctimas mortales que en la mayoría de los casos podían haber sido salvadas.

Para poder poner solución, un espacio cardioprotegido es la mejor opción. Durante los primeros 10 minutos, es de vital importancia que se preste auxilio a la víctima, ya que aumenta la probabilidad de que salga con vida.

Como este espacio cuenta con desfibriladores, la víctima puede ser atendida de inmediato, lo que repercute en un mayor aumento de probabilidad de salvar vidas y hacer la desfibrilación antes de que suceda lo peor.

El lugar en el que se debe implantar un espacio cardioprotegido es aquel por el que cada día transcurren una gran cantidad de personas, como colegios, universidades, empresas, ayuntamientos, comunidades de vecinos, centros comerciales, etc.

Los desfibriladores externos semiautomáticos (DESA) están especialmente diseñados para que actuar en caso de que se produzca un paro cardíaco fuera de un centro hospitalario, pudiendo ser manejado por todo tipo de personas aun si no tienen una formación adecuada.

Estos dispositivos vienen integrados con una ayuda por voz. Si se produce un paro cardíaco, la persona que presta auxilio lo único que tiene que hacer es encenderlo y seguir estos pasos. Es el propio dispositivo quien se encarga de analizar el ritmo cardíaco de la víctima y deducir si es necesaria o no una descarga, siendo completamente seguro para ambas partes. Así, se presta auxilio hasta que lleguen los servicios de emergencia.


¿Cuánto cuesta un espacio cardioprotegido?

Lo primero que hay que saber es cuánto cuesta un desfibrilador. Los modelos estándar se sitúan en una cantidad de entre 1.500 y 2.300 euros, aunque también los hay más caros. A todo esto, se le tiene que añadir la instalación, el mantenimiento del dispositivo, los gastos de gestión y los documentos que hay que llevar a cabo.

Al final supone un coste elevado al que pocos establecimientos pueden hacer frente. Sin embargo, existen otras modalidades que permiten disponer de un espacio cardioprotegido a un precio mucho más económico y fácil de llevar para las entidades.


Renting: Otra opción a tener en cuenta

El renting de desfibriladores es un alquiler que la entidad realiza para crear un espacio cardioprotegido, en el que se establece el contrato de alquiler de un desfibrilador durante una cantidad determinada de meses.

Se paga una cuota mensual y se tiene derecho a disponer de un desfibrilador completo, sin la necesidad de tener que preocuparse por otro tipo de gastos, como el de gestión o mantenimiento, suponiendo un gran alivio económico para la empresa que quiere establecer este espacio.

Normativa sobre los espacios cardioprotegidos

normativa

Un espacio cardioprotegido es aquel que cuenta con todo el equipo y personal necesario para poder actuar en caso de que se produzca un paro cardíaco. Para ello, se instala un DESA, que cuenta con una normativa y legislación que hay que cumplir para que su uso sea el adecuado.


¿Cuál es la normativa que los regula y qué es lo que dice?

Gracias al desfibrilador externo automático y a su facilidad de uso, se está favoreciendo el desarrollo de los espacios públicos cardioprotegidos. Es cierto que cada Comunidad Autónoma tiene su propia ley sobre ello, sin embargo, en 7 de ellas, ya es obligatoria su instalación y mantenimiento, pudiendo llegar a salvar incontables vidas en caso de que sea necesario.

La propia normativa indica que es necesario que existan cursos de formación a todo el personal no sanitario, teniendo así la capacidad de utilizarlo en caso de que ocurra una situación de emergencia que esté basada en un paro cardíaco.

En cuanto a obligación, existen ya numerosas Comunidades Autónomas que obligan a crear estos espacios cardioprotegidos, como Cataluña, Andalucía, Madrid, Navarra… donde ya se han salvado decenas de vidas y continúan ampliando estos espacios para llegar a todos los rincones.


¿Por qué se recomienda tener un espacio cardioprotegido?

Gracias al gran avance de las tecnologías que llevamos viviendo durante varios años, el sector médico ha podido modernizarse, beneficiando así a la sociedad. Según las estadísticas, tan solo en nuestro país se producen más de 30.000 muertes por paro cardíaco, una cifra excesivamente alta.

La ventaja de que siempre exista un espacio cardioprotegido cerca, es que se pueden salvar infinidad de vidas, ya que, los primeros 10 minutos después de que la víctima sufra el paro cardíaco son vitales, cada segundo cuenta y en ocasiones no hay tiempo suficiente para llevar un desfibrilador donde es necesario.

De este modo, esa cifra de muertes podría llegar a reducirse más del 60 % si todo el mundo actúa siguiendo la cadena de supervivencia y las indicaciones de un desfibrilador.

¿Qué es un espacio cardioprotegido?

portada cardioprotegido

Un espacio cardioprotegido es aquel que tiene el equipo y personal necesario para atender a las personas que han sufrido un paro cardíaco, durante sus primeros minutos. Desde aquí, se da aviso a los servicios de emergencias para informarles sobre la situación.

Este espacio está adaptado con desfibriladores DESA / DEA (qué es un desfibrilador externo automático) . Los operadores que lo utilizan deben haber recibido una formación específica para hacer todo lo posible por que la víctima sobreviva.

Los desfibriladores deben de ser capaces de analizar el ritmo cardíaco de la víctima, identificar si existe algún tipo de arritmia mortal y proporcionar descargas eléctricas hasta que el ritmo sea compatible con la vida.


¿Qué espacio puede ser cardioprotegido?

Para que pueda practicarse esta actividad de una forma rápida y precisa, se pueden establecer unos espacios cardioprotegidos, pudiendo ser los siguientes:

  • Hoteles, balnearios, zonas de camping, etc.
  • Museos, discotecas, teatros, etc.
  • Piscinas y playas
  • Estaciones de autobús, aeropuertos, metro, etc.
  • Distintos tipos de transporte
  • Palacios de congresos
  • Parques de ocio o temáticos
  • Centros comerciales
  • Pabellones, gimnasios, campos de fútbol, etc.
  • Universidades, Escuelas y centros educativos en general
  • Centros de día y residencias de geriatría
  • Ayuntamientos y diputaciones
  • Instalaciones deportivas sin importar si son públicas o privadas
  • Alojamientos turísticos
  • Empresas de servicios e industriales
  • Centros de negocio, parques empresariales y parques tecnológicos

¿Cuáles son las ventajas?

Además de aumentar las probabilidades que existen a la hora de salvar la vida de una víctima que ha sufrido un paro cardíaco, existen las siguientes ventajas:

  • Como estos desfibriladores están instalados en zonas visibles, ya sean en empresas o cualquier otro lugar, cualquier persona tiene un fácil acceso, pudiendo ayudar a cualquier víctima que lo necesite.
  • Los espacios cardioprotegidos, dependiendo de la zona, pueden tener más de un desfibrilador. En muchos casos se ha salvado la vida a más de una persona por el simple hecho de tener varios.
  • Los paros cardíacos suelen aparecer sin avisar, de ahí la importancia de tener siempre a mano un desfibrilador.
  • Estos aparatos están especialmente diseñados para que la descarga eléctrica que producen se realice únicamente en el caso de que sea un paro cardíaco.
  • No suponen ningún peligro para la persona que lo utiliza, gracias a su sencillo funcionamiento.
  • Incluyen baterías de larga duración y se realizan exámenes a diario, así, se garantiza su disponibilidad en caso de que se necesite ser utilizado.

Caso real del uso de un espacio cardioprotegido

En los meses de verano es normal que se realicen una gran cantidad de campus deportivos para los más pequeños, que aprovechan estos días para practicar actividades y un poco de deporte.

En las instalaciones deportivas del Patacona C.F., se produjo un caso de parada cardíaca repentina en un hombre de mediana edad que, segundos antes, estaba tranquilamente viendo cómo su hijo jugaba un partido de fútbol.

Manuel Aragón, la víctima, estaba conversando con los padres de los otros niños, como hacía de forma habitual, mientras veía a su pequeño correr por el campo. Sin previo aviso, cayó desplomado a causa de un paro cardíaco, produciéndole la muerte súbita.

Las personas que estaban a su alrededor hicieron todo lo posible para que esto no quedase así. Fueron ellas quienes activaron la cadena de supervivencia y fueron corriendo a por el desfibrilador externo que llevaba unos pocos años instalado.

Aunque no tardaron mucho en traerlo, otro padre realizó el masaje de resucitación cardiopulmonar, también conocido como RCP. Gracias a la combinación de este padre, a la rápida asistencia de todos los allí presentes y al uso del desfibrilador que se encontraba en las instalaciones del campus, la víctima pudo recuperar la vida.

En muy poco tiempo, los servicios de emergencia llegaron a la zona del suceso, aunque, para entonces, Manuel ya estaba recuperado y estable. Rápidamente lo trasladaron a un hospital, donde se le realizaron distintas pruebas para evitar que esto pueda volver a ocurrir.

Sin ninguna duda, este es uno de los ejemplos más claros que afirman que los espacios cardioprotegidos son capaces de salvar más de una vida. Por este motivo, son cada vez más las instalaciones que cuentan con desfibriladores. Del mismo modo, al igual que ocurrió con Manuel Aragón, la técnica de resucitación cardiopulmonar es importante aprenderla mientras llega el desfibrilador.