Ciudad / Municipio cardioprotegidos

Todos conocemos casos de personas, aparentemente sanas, que han sufrido una muerte súbita. Esta se presenta de forma inesperada por la evolución, también inesperada, de una enfermedad o por causas desconocidas.

La muerte súbita cardíaca es muy evidente y llamativa ya que el paciente sufre una pérdida de conocimiento y cae fulminado al suelo. Salvar vidas nos engloba también a la población y el disponer de desfibriladores de acceso público y utilizarlos en caso de accidente grave incrementa considerablemente las posibilidades de supervivencia de la víctima en más de un 80% si se realiza la descarga en los 5 primeros minutos.

RCP